"(…) El principio del tercero excluido describe en la lógica aristotélica la imposibilidad de que, ante dos proposiciones contradictorias, exista una tercera vía conciliadora. No hay grados medios: La experiencia demuestra que al menos una de las dos iniciales ha de ser falsa. En el año 1965 el profesor Lofti Zaden, de la Universidad de California en Berkeley, introdujo, con el artículo Conceptos difusos, el método que, restando validez a este principio, desembocaría en la llamada lógica difusa para tratar conceptos inherentemente imprecisos y no cuantificables, tales como "frío" y "calor". De esta manera se abrió una vía que pronto manifestaba su enorme potencial para describir ciertos dispositivos tecnológicos "inteligentes", que también se mostraba útil para aproximarse a los aspectos más indefinidos y controvertidos de la ciudad contemporánea (…)"

Ciudad Difusa